Probando comida Punjabi

Lahore One Restaurant | Mi blog de aventuras | 2018

Cuando llegué a Londres desde Glasgow en 2016, me alojé en una habitación que arrendé por airbnb en Shadwell, un distrito lleno de inmigrantes indios, especialmente de Bangladesh y parte de lo que se conoce como el East End.

Veníamos de un largo viaje de más de 10 horas en bus, así que necesitábamos cenar, por eso mi anfitriona nos sugirió que fuéramos a probar comida india, obviamente.

Una vez ya había probado comida india en Santiago y estaba rica, así que me sentí dispuesta a probar algo nuevo.

En este barrio se puede encontrar uno de los mejores restaurantes indios tradicionales: el Lahore One. Este se ubica en el 218 de la calle Commercial Rd y sirven comida típica punjabi. Es atendido por sus propios dueños y tiene un excelente ambiente, cómodo y familiar.

La comida es prepara en un tandúr (horno cilíndrico con carbón) o en un horno de arcilla, tal y como se hace en Punjab (territorio compartido por India y Pakistán). Y todo es cocinado en el momento.

Tienen súper buenos precios y si la comida india es lo tuyo, ¡¡te lo súper recomiendo!!

Pedimos Saag Paneer, un guiso de espinacas con crema y queso; Chicken Biryani, un guiso de pollo con especias y arroz basmati. Además nos dieron Roti, un pan plano que también tiene un montón de especias, de cortesía.

La verdad es que a mi no me gusta mucho la comida picante, y a pesar de que pedimos las opciones menos picantes posibles, era demasiado para mi. Pero ya estaba ahí y no había nada que hacer jajaja.

Comí un poco de arroz, que era lo único que no picaba y también un poco de Roti.

Para que no se notara que no estaba comiendo nada, conversé todo el tiempo. Básicamente hablé y hablé mientras esperaba que mi amigo se comiera todo.

Cuando terminamos de cenar, me preguntó que tal había estado la comida. Él estaba tan fascinado que no pude decirle que no me gustó.

Con hambre y todo, tuve que esperar hasta quedarme sola para cruzar al McDonalds de enfrente y comer un Big Mac con papas fritas y bebida jajaja. Eso fue lo mejor de todo.

Después de ésto, aprendí a decir que no cuando alguien me invita a comer algo que no me gusta.

Ah! Si vienes por aquí, aprovecha de mirar las tiendas que hay en un paseo peatonal que se forma desde Dunch St. hasta Commercial Rd..

Si vienes en el DLR puedes doblar a la derecha por Watney St. y vas a llegar al tiro.

Hay telas, ropas, comidas, y los días sábados se pone una feria igual a las que hay en Chile.

Publicado por Panchi Ormazabal

Mamá viajera, CEO de Laboratorio Avanti y escritora de fines de semana en Mi Blog de Aventuras.

A %d blogueros les gusta esto: